Actualidad

Últimas noticias

Alexander Dummer Enfadado PIN Parental

Somos Región rechaza el PIN Parental tal y como ha sido diseñado

19/01/2020

El debate político en torno a la educación se basa en prejuicios ideológicos y no en cuestiones técnicas. Como consecuencia, se ha producido una serie de cambios y modificaciones en el sistema educativo que no ha gozado del necesario consenso.

La formación regionalista exige un acuerdo de toda la comunidad educativa que compatibilice el  derecho de cátedra de los docentes con el derecho que asiste a los padres a elegir la educación afectivo-sexual que deban recibir sus hijos.

Desde Somos Región, ante la polémica generada en torno a la aprobación del llamado PIN Parental recogido en el acuerdo presupuestario suscrito por los grupos parlamentarios PP, Vox y Ciudadanos en la Asamblea Regional de la CARM, manifestamos que, de acuerdo con el artículo 27 de la Constitución Española, los poderes públicos son los garantes del derecho de todos a la educación mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes. El derecho a la educación es, por lo tanto, un derecho de libertad y un derecho de prestación fundamental.

La Constitución también recoge el derecho de los padres a elegir el tipo de educación que desean para sus hijos, y el derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones. La libertad de enseñanza consiste básicamente en el derecho a fundar instituciones educativas que tengan su propio ideario, y que no implica la
eliminación de la libertad de cátedra de sus docentes. A su vez, la libertad de cátedra es una garantía de los docentes para desarrollar su enseñanza sin injerencias externas, teniendo en cuenta que no pueden convertirse en propaganda de ideologías específicas y concretas.

Nuestro programa

Nuestro programa recoge la promoción de una educación de calidad basada en el mérito y el esfuerzo. Desgraciadamente, el debate político en torno a la educación se basa en prejuicios ideológicos y no en cuestiones técnicas. Como consecuencia, se ha producido una serie de cambios y modificaciones en el sistema educativo que no ha gozado del necesario consenso. Dentro de los márgenes constitucionales, lo mejor para la Región de Murcia, y para España en su conjunto, sería que las fuerzas políticas llegaran a un pacto escolar que garantizara definitivamente la estabilidad, la
continuidad y la calidad del sistema educativo.

Creemos en un sistema educativo que garantice la igualdad de oportunidades, la libertad de las familias para educar a sus hijos según sus convicciones. Creemos que convertir la educación en un
arma política o ideológica es un grave error que daña seriamente nuestro sistema educativo. Entendemos como paso fundamental el fomento del pensamiento, el sentido crítico y los hábitos de
reflexión en el alumnado, imprescindible para el desarrollo de otras disciplinas científicas. Asimismo, entendemos que resulta necesario la inclusión de una asignatura de Educación para la Salud, vía imprescindible para generar conocimientos y hábitos de vida saludables desde la más temprana infancia.

Por todo lo expuesto, el PIN parental, como mecanismo que garantice el derecho de los padres a elegir de acuerdo con sus propias convicciones, lo rechazamos tal y como ha sido diseñado, pues
afecta a muchas otras materias que no son objeto de controversia. Exigimos al mismo tiempo un acuerdo de toda la comunidad educativa regional que compatibilice el derecho de cátedra de los
docentes con el derecho que asiste a los padres a elegir la educación afectivo-sexual que deban recibir sus hijos conforme al Art. 27 de la Constitución. Expresamos nuestra confianza en los
equipos y órganos de dirección y participación de los centros educativos en el ejercicio de su actividad docente.

La Comisión de Análisis de Educación

La Comisión de Análisis de Educación de Somos Región, respetando siempre todas y cada una de las opiniones personales, manifiesta su posición contraria a la implantación del Pin Parental.
El Pin Parental, nos parece una medida oportunista e innecesaria, fruto del excesivo postureo político tanto de izquierdas como de derechas, en la Región de Murcia.
Debemos confiar en nuestro sistema educativo y en el sistema de organización de los centros docentes, que en materia de educación y participación es de los más democráticos.

Atendiendo al punto VI del Preámbulo de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa.

Las habilidades cognitivas, siendo imprescindibles, no son suficientes; es necesario adquirir desde edades tempranas competencias transversales, como el pensamiento crítico, la gestión de la diversidad, la creatividad o la capacidad de comunicar, y actitudes clave como la confianza individual, el entusiasmo, la constancia y la aceptación del cambio.

Esta Ley Orgánica considera esencial la preparación para la ciudadanía activa y la adquisición de las competencias sociales y cívicas, recogidas en la Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo de 18 de diciembre de 2006 sobre las competencias clave para el aprendizaje permanente.

En el contexto del cambio metodológico que esta Ley Orgánica propugna se aborda esta necesidad de forma transversal al incorporar la educación cívica y constitucional a todas las asignaturas durante la educación básica, de forma que la adquisición de competencias sociales y cívicas se incluya en la dinámica cotidiana de los procesos de enseñanza y aprendizaje y se potencie de esa forma, a través de un planteamiento conjunto, su posibilidad de transferencia y su carácter orientador.

En la LOMCE, Capítulo I se establecen los “Principios y fines de la educación”

Artículo 1. Principios. El sistema educativo español, configurado de acuerdo con los valores de la Constitución y asentado en el respeto a los derechos y libertades reconocidos en ella, se inspira en los siguientes principios:

  • La calidad de la educación para todo el alumnado, independientemente de sus condiciones y circunstancias.
  • La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación y la accesibilidad universal a la educación, y que actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que se deriven de cualquier tipo de discapacidad.
  • La transmisión y puesta en práctica de valores que favorezcan la libertad personal, la responsabilidad, la ciudadanía democrática, la solidaridad, la tolerancia, la igualdad, el respeto y la justicia, así como que ayuden a superar cualquier tipo de discriminación.
  • La concepción de la educación como un aprendizaje permanente, que se desarrolla a lo largo de toda la vida.
  • La flexibilidad para adecuar la educación a la diversidad de aptitudes, intereses, expectativas y necesidades del alumnado, así como a los cambios que experimentan el alumnado y la sociedad.
  • La orientación educativa y profesional de los estudiantes, como medio necesario para el logro de una formación personalizada, que propicie una educación integral en conocimientos, destrezas y valores.
  • La autonomía para establecer y adecuar las actuaciones organizativas y curriculares en el marco de las competencias y responsabilidades que corresponden al Estado, a las Comunidades Autónomas, a las corporaciones locales y a los centros educativos.
  • La participación de la comunidad educativa en la organización, gobierno y funcionamiento de los centros docentes.
  • La educación para la prevención de conflictos y para la resolución pacífica de los mismos, así como para la no violencia en todos los ámbitos de la vida personal, familiar y social, y en especial en el del acoso escolar.
  • El desarrollo de la igualdad de derechos y oportunidades y el fomento de la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, así como la prevención de la violencia de género.
  • La consideración de la función docente como factor esencial de la calidad de la educación, el reconocimiento social del profesorado y el apoyo a su tarea.
  • La cooperación entre el Estado y las Comunidades Autónomas en la definición, aplicación y evaluación de las políticas educativas.
  • La libertad de enseñanza, que reconozca el derecho de los padres, madres y tutores legales a elegir el tipo de educación y el centro para sus hijos, en el marco de los principios constitucionales.

 
Fotografía cortesía de Alexander Dummer de unsplash.com

back to top